La confianza del consumidor es uno de los elementos más importantes para predecir el futuro de una economía, que en las desarrolladas viene a representar unos dos tercios del PIB

El exsecretario de Estado de Defensa de los EEUU Robert Gates, al que le honra haber servido en su posición bajo administraciones demócratas y republicanas, afirmó ante los cadetes de West Point en 2011: “Cuando se trata de predecir la naturaleza y la ubicación de nuestra próxima intervención militar, nuestro historial ha sido perfecto: nunca hemos acertado”. 

La confianza del consumidor es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta para predecir el futuro de una economía, y en las economías desarrolladas el consumo viene a representar unos dos tercios del PIB. En EEUU, se descontó la desaceleración provocada por la variante delta gracias a la abrupta caída que la confianza del consumidor sufrió durante agosto. Así, la confianza del consumidor medida semanalmente por la Universidad de Michigan bajó de niveles de 90 a niveles de 70, inusualmente bajos, y algo parecido ocurrió con la confianza medida mensualmente por el Conference Board. 

La confianza del consumidor español tocó casi mínimos durante la crisis covid, en la zona de 50, frente a niveles de 45 en lo peor de la gran recesión (2012). Desde entonces se generó una intensa recuperación, recuperación que experimentó una ligera caída en el mes de febrero de 2021, caída muy señalada por muchos medios. Desde entonces la confianza, medida por el índice de confianza del consumidor (ICC) que sigue mensualmente el Centro de Investigaciones Sociológicas, ha mostrado subidas continuadas hasta alcanzar ayer, tras subir siete puntos, niveles cercanos a 100, prácticamente el doble que los de 2020 y en máximos históricos junto con episodios entre 2015 y 2017(tabla inferior).

Pues bien, el historial de los medios señalando tan relevante subida desde el mes de marzo ha sido también perfecto: prácticamente no se ha mencionado. El fenómeno no es una sorpresa. He señalado muchas veces cómo el ser humano, de una forma inconsciente, ‘desea’ leer noticias alarmantes, y ante tal demanda la oferta reacciona en consonancia. Sin embargo, de una lectura inconsciente no podríamos predecir correctamente el futuro. El segundo semestre observaremos una de las más intensas recuperaciones del consumo español, y esa recuperación está antedicha por la confianza. Observemos los motivos por los que el ICC acaricia máximos.

Primero: la confianza del consumidor está íntimamente relacionada con la situación del mercado laboral. Este último se ha comportado, con mucha diferencia, mucho mejor que la práctica totalidad de pronósticos. Por ejemplo, a fecha de hoy, más de nueve de cada 10 trabajadores expuestos a ERTE se encuentran ya trabajando, y más de ocho de cada 10 autónomos en cese de actividad. La creación de empleo y la consiguiente reducción de desempleo desde el mes de junio han sido históricas. A este ritmo, España habrá alcanzado un nivel real de empleo y de desempleo (incluyendo ERTE y demás) similar al precovid hacia principios del año que viene, mucho antes de lo pronosticado. Esta mejora del mercado laboral se traslada directamente a la confianza.

Segundo: dado que el ahorro de los españoles se encuentra especialmente concentrado en casas, el precio de estas también afecta a la confianza. Las casas, en vez de bajar “hasta un 30%”, como se pronosticó con mucho de estulticia el año pasado, en realidad suben un 3%, con las de primera mano un 6%. Si nos fijamos en las subidas de otros países occidentales (EEUU un 20%, Canadá un 14%, Reino Unido un 10%, Alemania un 11%, media zona euro un 6%), la evolución de tipos de interés y del mercado laboral, la conclusión parece obvia: las casas en España acelerarán su subida, lo que afianzará más la confianza.

Tercero: como se ha podido observar en otros países que llevan un escenario de vacunación más avanzado en el tiempo como Israel, la confianza del consumidor responde a la situación de la epidemia, en especial al nivel de hospitalizados y de fallecidos. A medida que España protegió a la población de más de 80 años durante el primer trimestre (población que supuso más de dos tercios de los muertos), los fallecimientos experimentaron una fuerte caída (cercana al 80% desde marzo, lo que inició la recuperación de la confianza). A medida que la utilización hospitalaria y de UCI se fue reduciendo, la confianza siguió subiendo. Hoy en día, España muestra además uno de los mejores niveles de incidencia de Europa, y tras la aprobación de la dosis de refuerzo para los mayores de 70 años, podremos observar un entorno favorable los próximos meses.

Fíjense en un dato relevante: la confianza actual es superior que la de los años ‘de la burbuja inmobiliaria’ (2003-2007), a pesar de la aparente bonanza de aquellos años. El consumidor debe de distinguir correctamente un consumo generado por deuda de un consumo que no depende de dicha deuda.

Es cierto que seguimos afrontando retos indudables: la inflación crece por encima que los salarios, algo negativo para el poder de compra, pero que debería paliarse cuando se suavice la inflación y se aceleren los sueldos (ocurrirán ambos factores en 2022), el coste de la energía también actúa lastrando el consumo, pero representa un 3% de nuestra cesta, y los precios energéticos se moderarán también el año que viene.

Espero que EEUU no tenga que afrontar más guerras en el futuro. Si lo hace, lo mejor es que tenga lugar en un sitio planeado. Lo mismo ocurrirá con los escenarios que dibujemos sobre nuestra economía.

Que lo racional prime sobre lo anímico.